Real Alcázar de Madrid

El desaparecido Real Alcázar de Madrid fue un palacio real de la monarquía Hispánica hasta 1734, año en que fue destruido por un incendio de incierto origen. Estuvo situado en el solar donde actualmente se erige el Palacio Real de Madrid (en ocasiones llamado “Palacio de Oriente”, por su ubicación en la plaza de Oriente).

Su historia:

Construido como fortaleza musulmana en el siglo IX, el edificio fue ampliándose y mejorándose con el paso de los siglos, especialmente a partir del siglo XVI cuando se convirtió en palacio real de acuerdo a la elección de Madrid como capital del Imperio español. Pese a ello, esta gran construcción siguió conservando su primitiva denominación de alcázar.

La primera ampliación de importancia en el edificio se efectuó en el año 1537, por encargo del emperador Carlos V, pero su aspecto exterior final corresponde a las obras realizadas en 1636 por el arquitecto Juan Gómez de Mora, impulsadas por el rey Felipe IV. Fue célebre tanto por su riqueza artística como por su arquitectura irregular. Fue residencia de la familia real española y sede de la Corte desde la dinastía de los Trastámara, hasta su destrucción en un incendio en la Nochebuena de 1734, en tiempos de Felipe V.

Solo hubo una víctima mortal del incendio y aunque se pudieron salvar las joyas más emblemáticas de la Corona, como la perla “Peregrina”, el diamante “El Estanque” y 1038 obras de arte, más de 500 lienzos desaparecieron en el incendio, junto con numerosos documentos pertenecientes al Archivo de las Indias, bulas pontificias y otros papeles de Estado, además de innumerables estatuas y esculturas de madera, mármol, bronce, etc.​​​ A los cuatro años del incendio, comenzaron las obras para la construcción del actual Palacio Real de Madrid, del arquitecto italiano, Filippo Juvara, e inspirado en uno de los diseños de Bernini para el Palacio del Louvre de París.​

Por otra parte, es conocido que a Felipe V no le gustaba el Alcázar, y el hecho de que la familia real, que normalmente celebraba la Nochebuena en la Capilla Real del Alcázar, se encontrase fuera al tiempo de declararse el incendio, ligado con el traslado previo de algunas obras de arte al Palacio del Buen Retiro, que se convirtió en la residencia oficial del monarca hasta terminarse las obras de construcción del nuevo palacio, dejaron algunas dudas respecto a las causas del siniestro.​

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑