Los heavies de Gran vía

¿Conoces a estas dos personas?

Si eres de Madrid, difícil que no los conozcas. Igual que Times Square en Nueva York tiene a su cowboy desnudo, Madrid cuenta con los míticos gemelos Alcázar, Emilio y José.

Su historia:

Da igual que haga sol, llueva o nieve, se encuentran a diario en su oficina móvil, una barandilla frente al número 25, donde antes se alzaba Madrid Rock, una tienda de discos que para ellos dejó un hueco difícil de llenar. Para ello cogen el primer metro de la mañana y no se van hasta las diez. Pero, ¿Cómo ha sido su vida durante todos estos años?

Van cada día para reivindicar que el espíritu está por delante de la billetera y para defender la Gran Vía como símbolo de Madrid y de España, y no del capitalismo. Cada tienda nueva que ven les motiva más a seguir peleando. Creen que debemos evolucionar y dejarnos de compras vacías. Los dos reconocen que, para ellos, cualquier tiempo pasado fue mejor, y rememoran a menudo una época en la que las franquicias todavía no habían acabado con el “verdadero espíritu” de la calle. 

De familia acomodada, su padre fue jefe en una sucursal del antiguo Banco Bilbao Vizcaya. De jóvenes veraneaban entre la localidad malagueña de Nerja y Almuñécar (Granada) ya que su madre era de Monachil, un pueblo de la provincia andaluza. Aunque mucha gente lo desconoce había un tercer hermano, pero el caballo lo mato.

Dicen vivir en un local comercial de Chamberí. Allí tienen lo básico: dos camas, una cocina pequeña, una lámpara… Hace muchos años que le dieron la espalda al desfiladero y ahora sus venas están limpias de caballo y alcohol, según dicen coincide aproximadamente con el cierre de su añorada tienda de discos, en 2005.

No ven la tele, tampoco leen periódicos ni navegan por Internet. Ellos confían en el Vox populi, si algo importante pasa, las personas que por allí pasan se lo dirán. No hacen la compra, comen lo que encuentran en la basura o les dan. No saben lo que es un contrato laboral desde hace dieciséis años, creen que eso significaría prostituirse porque vivimos en una sociedad capitalista enferma.

Creen que el verdadero fallo es creer que somos una cuenta corriente con patas en vez de un ser humano que lucha por la libertad. ¿Estás de acuerdo con ellos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑