Café de Fornos en Madrid

Fue uno de los cafés de tertulia más famosos y lujosos de la época. En 1909 paso a llamarse “Gran Café”, en 1918 “Fornos Palace” como sala de juegos y luego “Café Riego” como restaurante hasta la guerra civil española, en que desaparece, en su lugar se construyo una sede bancaria a partir de 1941.​

Su historia:

Se inauguró el 21 de julio de 1870 y el evento fue durante mucho tiempo uno de los más sonados, no sólo por el decorado, las pinturas, los tapices y alfombras, sino también por los amplios y cómodos divanes, las estatuas de bronce para sostener las lámparas y su vajilla, toda ella de plata, incluso las cucharillas.​ Nació con un nuevo concepto que hasta entonces era desconocido en Madrid. A partir de entonces se convirtió en el punto de reunión de los literatos y aristócratas de la época, además figuró en las guías de viajes internacionales a nivel europeo. Su dueño, José Manuel Fornos era propietario además de otro local en Madrid, el Café Europeo.

Tras su muerte en 1875, sus hijos realizaron reformas en el local, que incluían un sistema de ventilación muy novedoso para la época, que se encargaba de renovar el pesado aire lleno de humo. Entre sus visitantes habituales estaban Azorín, Pío Baroja, Marcelino Menéndez Pelayo​ y Manuel Machado.​ El café también fue a final de siglo lugar de reunión de cantaores flamencos, como Luisillo Pérez “El Jorobado”.​

El suicidio de uno de los hijos del propietario del local, Manuel Fornos Colín, desencadeno la decadencia del Fornos. Acabo con su vida pegándose un tiro en la cabeza en uno de los reservados del local y después de ello, muchos noctámbulos se vieron amenazados por las órdenes del Conde de San Luis, por aquel entonces Gobernador de Madrid, que dispuso que los cafés cerrasen a las doce de la noche.

Procuraron mantener el negocio a flote, pero el 26 de agosto de 1908 finalmente cerro sus puertas. No fue hasta mayo de 1909 cuando se abrió de nuevo con el nombre de “Gran Café”. A pesar de ello en 1918 desaparece de nuevo para convertirse en “Fornos Palace” un cabaré con mesas de juego, convertido luego en el restaurante “Café Riego”. Finalmente, el Banco Vitalicio propietario del edificio, decidió reconstruir por completo la esquina e inaugurando su sede social en 1941.​

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑