Los fantasmas de Tirso de Molina

Su conexión con el más allá arranca hace más de 150 años, con la aparición de restos humanos en las obras de construcción. ¿Quién no ha pasado alguna vez por esta estación de metro?

Su historia:

Todo se inicia con el derribo en el siglo XIX del antiguo convento de la Merced, pero no es hasta los años 20 cuando en ese mismo lugar se construye la estación de metro “Tirso de Molina” y en las obras de construcción se encuentran los restos de los monjes enterrados en el cementerio del convento. Menudo susto, ¿Tú que hubieras hecho?.

Los obreros sin saber muy bien qué hacer con aquel macabro hallazgo decidieron soterrarlos bajo los andenes con azulejos. Ese supuesto sacrilegio provoco que desde entonces se escuchen los lamentos de los clérigos al caer la medianoche. Se dice que se han producido apariciones de monjes encapuchados suplicando por su alma ahora atrapada, deambulando por la estación o en los propios vagones.

Sin embargo, la historia más desgarradora es la que le ocurrió a una joven. Se subió al último tren del día, con la única presencia de una mujer que la miraba fijamente en compañía de dos hombres de apariencia extraña. Entonces, en la siguiente parada se subió un señor que se sentó a su lado y le susurro a la chica que se bajara con el de inmediato. Cuando ambos se encontraban fuera del vagón, el hombre le explico que aquella mujer era una muerta sostenida por dos espíritus. Podéis imaginaros el susto que se llevo.

Hemos localizado el siguiente video, que nos ayuda a conocer un poco más su historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑