Monumento a Daoíz y Valverde

Este monumento representa a Daoíz y Velardea, oficiales de artillería del cuartel de Monteleón que se sumaron al levantamiento del 2 de mayo de 1808 contra las tropas francesas, en definitiva los primeros héroes de la Guerra de la Independencia. Situado en la plaza 2 de mayo, en el barrio de Malasaña.

Su historia:

Realizado por Antonio Solá en 1822 y ubicado inicialmente en el Parterre del Retiro, fue trasladado temporalmente al Museo de Escultura, para definitivamente situarse en 1869 en la plaza del Dos de Mayo, junto al arco del viejo Parque de Artillería de Monteleón. Escenario de la heroica resistencia del pueblo de Madrid contra la invasión francesa, el 2 de mayo de 1808.

El sevillano Luis Daoíz y Torres, había ingresado en el ejército a los 15 años de edad y consiguió cosechar una exitosa carrera militar. Se formó como artillero en el Real Regimiento de Artillería en el Puerto de Santa María. Participó en la defensa de Ceuta contra Marruecos, en la Guerra del Rosellón contra los franceses, luchó contra las tropas inglesas en Cádiz y defendió las colonias españolas en América. A su regreso a España, con 41 años, fue trasladado a Madrid al mando del Parque de Artillería de Monteleón. Por otro lado, el cántabro Pedro Velarde y Santillán había ingresado en el Real Colegio de Artillería de Segovia con 14 años. Tras servir en Portugal se había convertido en profesor y experto en proyectiles, pero tuvo que trasladarse a Madrid al ser nombrado Secretario de la Junta Superior Económica del Cuerpo de Artillería, a sus 29 años.

La casualidad quiso que ambos se convirtieran en protagonistas de ese día, en el que las calles se llenaron de madrileños armados con todo tipo de armas para combatir al ejército imperial, en defensa de la libertad e independencia española. No obstante, el pueblo no contaba con el apoyo del ejército español. Daoíz y Velarde fueron de los pocos mandos militares que apoyaron la causa, desobedeciendo las órdenes de sus superiores y junto al teniente Jacinto Ruiz, entregaron armas a los indefensos civiles y organizaron la desesperada oposición contra los ejércitos napoleónicos.

Tras horas de resistencia, ochocientos franceses confluyeron en las puertas de Monteleón desde sus tres costados, barriendo a los últimos cincuenta defensores españoles a bayonetazos y disparos a quemarropa.

Finalmente Daoíz fue alcanzado por la espalda con una bayoneta y, posteriormente, acribillado a estocadas. Su cuerpo, vestido aún con el uniforme con el que había muerto, fue trasladado clandestinamente dentro de una caja a la desaparecida Iglesia de San Martín, en la Plaza de las Descalzas. Velarde murió a consecuencia de un disparo a quemarropa en el corazón. Su cuerpo fue desnudado y ultrajado por los franceses en las calles de la capital, pero recuperado por sus compañeros, quienes lo envolvieron con un trozo de tienda de campaña y lo llevaron a la misma iglesia que a su compañero. En 1814, una vez concluida la Guerra de la Independencia, ambos cadáveres fueron exhumados con todos los honores.

A causa del vandalismo y para preservar la integridad de la obra, el equipo de gobierno actual estudió una petición formal para devolver el monumento original al Museo del Prado, institución a la que pertenece y colocar en el lugar de este una replica. Sin embargo, toda esta operación ha sido finalmente descartada desde el área de Patrimonio. De haber obtenido luz verde, se habría producido después de la reforma de la plaza que se prevé para este verano y que servirá para renovar suelos y muros del entorno, muy degradado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑