La Fuente de Neptuno

Considerada una de las más bellas del mundo, la Fuente de Neptuno fue diseñada por el arquitecto madrileño llamado Ventura Rodríguez. Se ubica en el centro Este monumento neoclásico se la plaza de Cánovas del Castillo, y su entorno lo conforman algunos de los iconos más característicos de la ciudad.

Su historia:

Para su construcción, entre 1781 y 1786, se empleó mármol blanco de Montesclaros. En su origen, la Fuente de Neptuno formó parte de la ordenación urbana del Salón del Prado. Se situó en su extremo sur, con la Fuente de Cibeles al norte y la Fuente de Apolo en el punto central.

En sus inicios la Fuente de Neptuno estaba ubicada mirando hacia la Fuente de Cibeles y el espacio estaba aun sin urbanizar. En 1895 se trazó definitivamente la plaza y tres años más tarde se llevó la fuente a su ubicación actual en el centro de la glorieta. Desde entonces el dios del mar mira hacia la plaza de las Cortes.

La fuente se alza sobre un gran pilón circular en cuyo centro se encuentra la figura de Neptuno, dios del mar, una de las doce divinidades del Olimpo, hijo de Saturno y Rea, y hermano de Júpiter. Se presenta con una culebra enroscada en la mano derecha y el tridente en la izquierda, erguido sobre un carro formado por una concha tirada por dos caballos marinos con cola de pez.​ Alrededor del carro nadan focas y delfines que arrojan chorros de agua a gran altura.

Hoy la Fuente de Neptuno, pese a los problemas de conservación sufridos a lo largo de su vida, luce magnifica. A su belleza hay que sumar la ubicación privilegiada como lugar de paso hacia otros puntos de interés. En 1842 se restauraron un brazo, tres dedos y las paletas de una rueda. Con motivo de su traslado en 1898 se limpió todo el conjunto y se recuperaron algunas piezas perdidas. En 1914 fue robado el tridente de bronce que sujetaba el dios del mar. En su lugar, el Ayuntamiento decidió colocar otro de hierro dorado para evitar que fuese robado de nuevo. Durante la Guerra Civil se colgó del cuello de Neptuno un cartel que decía: “Dadme de comer o quitadme el tenedor”.

Al igual que se hizo con la Fuente de Cibeles, se construyó una protección que la cubría por completo. Esto ayudaba que el vandalismo fuera menor y que se deteriorara mucho menos, sobre todo en las celebraciones de los aficionados del Atlético de Madrid, siendo aquí donde los colchoneros aclaman a su equipo y festejan todas sus victorias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑