Restos Muralla Cristiana en Madrid

¿Has visto alguna vez restos de la muralla medieval cristiana de Madrid?

En 1967 tras una demolición fue descubierto un tramo de esta muralla del siglo XII, que mide unos 16 metros de longitud y seis de altura media. Se conserva en el actual solar municipal de la calle del Almendro, 15-17, en un pequeño recinto ajardinado rodeada de magníficos almendros que dan nombre a su calle.

Su historia:

La muralla se comenzó a construir tras la caída de Toledo durante el reinado de Alfonso VI y siguió su construcción coincidiendo con la inestabilidad de fronteras y dominios durante el siglo XII y primer tercio del XIII hasta la batalla de las Navas de Tolosa en 1212. Su recinto interior alcanzó las 33 hectáreas y un perímetro de unos 2.200 metros. Partía de la antigua muralla islámica, aproximadamente de donde hoy se sitúa el parque del Emir Mohamed I, cruzaba la calle de Segovia, antiguamente llamada el barranco de San Pedro, y luego discurría por Don Pedro, Cava Baja, Puerta Cerrada, Cava de San Miguel, Escalinata y la plaza de Isabel II, desde donde enfilaba hacia el Real Alcázar, donde hoy se ubica el Palacio Real.

Esta fortificación protegería a los madrileños hasta el siglo XVI cuando, coincidiendo con el establecimiento de la capitalidad durante el reinado de Felipe II y habiendo perdido ya su funcionalidad, comenzó a derribarse de forma reiterada. Además, en algunas zonas, y debido al crecimiento de la urbe, fueron construyéndose edificios adosados a ella hasta que poco a poco fue desapareciendo de la vista.

Los operarios que trabajaban en la demolición del edificio de la calle del Almendro, 17, que amenazaba ruina, se debieron llevar una gran sorpresa cuando toparon con ella, sin saber realmente de que se trataba. Tras la demolición del inmueble, el lienzo de la muralla presentaba graves signos de deterioro, cortes, interrupciones y añadidos totalmente incompatibles con su valor monumental, lo que la hacía difícilmente reconocible.

La restauración realizada ha restituido de forma puntual el material perdido para garantizar la seguridad y la estabilidad del muro. Estos restos de la muralla medieval pueden verse en diversos lugares del barrio de los Austrias. Entre estos vestigios figuran los que puedes contemplar en la Cava Baja, en los establecimientos de La Posada del Dragón y la Posada del León de Oro donde se aprecian restos bajo superficies acristaladas. También podemos toparnos con ellos en los bajos del restaurante ubicado en la plaza de Isabel II, 3. Si bajas las escaleras para ir al aseo podrás apreciar un buen esquinazo de la muralla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑